1. ¿Qué es el Cáncer?
  2. Síntomas del Cáncer
  3. Factores de Riesgo
  4. ¿Se puede prevenir el cáncer?
  5. ¿Cuales son los tratamientos contra el cáncer?
  6. ¿Cuáles son los efectos secundarios del tratamiento del cáncer?
  7. Mitos y creencias comunes sobre el cáncer
  8. En que te podemos ayudar

 

 

1. ¿Qué es el Cáncer?

Division CelularEl cáncer no es una enfermedad, sino más bien muchas enfermedades. De hecho, hay 100 tipos diferentes de cáncer. Todos los cánceres empiezan en las células. Las células son las unidades básicas que forman los tejidos del cuerpo. Para entender mejor qué es el cáncer, es necesario saber cómo las células normales se vuelven cancerosas.

El cuerpo está compuesto de muchos tipos de células. Estas células crecen y se dividen para producir nuevas células conforme el cuerpo las necesita.Cuando las células envejecen, mueren y éstas son reemplazadas por células nuevas.

Pero a veces, este proceso ordenado de división de células se descontrola. Células nuevas se siguen formando cuando el cuerpo no las necesita. Cuando esto pasa, las células viejas no mueren cuando deberían morir. Estas células que no son necesarias pueden formar una masa de tejido. Esta masa de tejido es lo que se llama tumor. No todos los tumores son cancerosos. Los tumores pueden ser benignos o malignos.

Los tumores benignos no son cancerosos. Generalmente se pueden extraer (extirpar). En la mayoría de los casos, estos tumores no vuelven a crecer. Las células de los tumores benignos no se diseminan o riegan a otros tejidos o partes del cuerpo.

Los tumores malignos son cancerosos. Las células en estos tumores pueden invadir el tejido a su alrededor y diseminarse (regarse) a otros órganos del cuerpo. Cuando el cáncer se disemina o riega de una parte del cuerpo a otra, se llama metástasis.

El nombre del cáncer depende del órgano o tipo de célula donde empezó u originó. Por ejemplo, el cáncer que empieza en el estómago se llama cáncer de estómago. Algunos cánceres no forman tumores. Por ejemplo, la leucemia es un cáncer de la medula ósea (el tejido esponjoso dentro de los huesos).

 

 

 

 

2. Síntomas del Cáncer

El cáncer puede causar muchos síntomas diferentes. Estos son algunos:
Un engrosamiento o bulto en el seno o en cualquier otra parte del cuerpo
Un lunar nuevo o un cambio en un lunar existente
Una llaga que no sana
Ronquera o tos que no se quita
Cambios en los hábitos del intestino o de la vejiga
Malestar después de comer
Dificultad para pasar alimentos
Aumento o pérdida de peso sin razón conocida
Sangrado o secreción inusual
Sentirse débil o muy cansado
Generalmente, estos síntomas no se deben a cáncer. También pueden ser causados por tumores benignos u otros problemas. Sólo el médico puede decir con seguridad. Cualquier persona con estos síntomas u otros cambios en su salud deberá ver a un médico para que se haga un diagnóstico y se traten los problemas lo más pronto posible.

Generalmente, el cáncer cuando empieza no causa dolor. Si usted tiene síntomas, no espere a sentir dolor para ver a un médico.

 

 

 

 

3. Factores de Riesgo

La investigación indica que ciertos factores de riesgo aumentan las probabilidades de que una persona padezca cáncer.

Estos son los factores de riesgo más comunes asociados con el cáncer:

Envejecimiento
Tabaco
Rayos del sol
Radiación ionizante
Ciertos productos químicos y otras sustancias
Algunos virus y bacterias
Ciertas hormonas
Antecedentes familiares de cáncer
Alcohol
Dieta deficiente, falta de actividad física o tener sobrepeso
Muchos de estos factores de riesgo pueden evitarse. Otros, como los antecedentes familiares, no pueden evitarse. Las personas pueden protegerse a sí mismas si se mantienen alejadas, siempre que sea posible, de los factores de riesgo conocidos.

Si usted piensa que puede tener el riesgo de padecer cáncer, usted deberá hablar de esta preocupación con su médico. Tal vez usted querrá preguntar a su médico cómo reducir su riesgo y hacer un plan de exámenes.

Con el tiempo, varios factores pueden actuar juntos para hacer que células normales se conviertan en cancerosas. Cuando piense sobre su riesgo de padecer cáncer, éstas son algunas de las cosas que debe considerar:

No todo causa cáncer.
El cáncer no es causado por una lesión o por un golpe o magulladura.
El cáncer no es contagioso. Aunque la infección causada por ciertos virus o bacterias puede aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer, a nadie se le “pega” el cáncer de otra persona.
El tener uno o más factores de riesgo no significa que usted padecerá cáncer. La mayoría de la gente que tiene factores de riesgo nunca padece cáncer.
Algunas personas son más sensibles que otras a los factores de riesgo conocidos.

 

 

 

4. ¿Se puede prevenir el Cáncer?

El fumar y tomar alcohol causa ciertos tipos de cáncer en algunas personas. Estos tipos de cáncer se pueden prevenir al no consumir tabaco y alcohol. Lo mejor es nunca consumir tabaco del todo y mantenerse alejado del humo de segunda mano. Los cigarrillos, los cigarros, las pipas y los productos del tabaco de consumo oral pueden causar cáncer y no deben usarse. Las personas que ya fuman deberían tratar de dejar de fumar. Las personas que fumaban anteriormente tienen menos probabilidades de cáncer que las que continúan fumando.

Se puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de la piel al mantenerse en la sombra lo más que se pueda, usar sombrero, camisa y gafas oscuras al estar bajo el sol, así como crema de protección solar con un factor de protección (SPF) de 15 o más.

Sabemos que la alimentación tiene conexión con ciertos tipos de cáncer, aunque las razones exactas no están muy claras todavía. El mejor consejo es comer mucha fruta fresca, ensaladas, verduras y buscar los productos de granos enteros, así como disminuir los alimentos altos en grasa. También es recomendable limitar el consumo de carnes rojas y procesadas (como el tocino, fiambres y salchichas), y consumir productos lácteos bajos en grasa.

Para la detección temprana del cáncer, los adultos deben someterse a pruebas periódicas llamadas exámenes de detección. Hable con su doctor sobre cuáles pruebas de detección podrían ser los adecuados para usted. El cáncer puede combatirse a menudo si se detecta a tiempo.

 

 

5. ¿Cuáles son los tratamientos contra el Cáncer?

Cirugía, quimioterapia y radiación son los tres principales tipos de tratamiento contra el cáncer, y una persona con cáncer puede recibir uno, dos o los tres tratamientos.

La cirugía es a menudo la primera opción de tratamiento que se considera cuando el cáncer está confinado a un tumor que puede extirparse del cuerpo. A veces sólo se puede extraer parte del cáncer. Antes o después de la cirugía, se puede usar radiación o quimioterapia para reducir el cáncer.

Los médicos usan la quimioterapia para combatir las células cancerosas. El término quimioterapia se refiere al uso de medicamentos para destruir las células con cáncer. Generalmente los medicamentos se dan por la boca o por vía intravenosa (inyecciones). Luego los medicamentos quimioterapéuticos circulan a través del torrente sanguíneo del cuerpo, logrando alcanzar las células que pueden haber hecho metástasis (haberse propagado) del tumor.

La radiación es una terapia que usa rayos de alta energía (como los rayos X) para eliminar o reducir las células cancerosas. La radiación puede provenir de fuera del cuerpo (radiación externa) o de materiales radiactivos colocados directamente en el tumor (radiación interna o implante). El procedimiento para recibir radiación externa es similar al que se usa en las radiografías y no es doloroso, aunque pueden ocurrir efectos secundarios.
Otros tipos de tratamiento de los que tal vez escuche hablar son la terapia hormonal, el trasplante de médula ósea o de células madre y la inmunoterapia. La terapia hormonal se usa algunas veces en el tratamiento de cánceres específicos de la próstata y del seno. La inmunoterapia es un tratamiento diseñado para incrementar la función del sistema inmunológico del paciente y ayudarle a combatir el cáncer.

 

 

6. ¿Cuáles son los efectos secundarios del tratamiento del Cáncer?

El tipo de tratamiento que recibe una persona dependerá del tipo y la etapa en que se encuentre el cáncer, la edad del paciente, el historial médico y su estado general de salud. Cada medicamento o plan de tratamiento tiene efectos secundarios diferentes. Es difícil predecir qué efectos secundarios ocurrirán, incluso cuando los pacientes reciben un mismo tratamiento. Algunos efectos secundarios pueden ser severos y otros más suaves. Aunque es cierto que algunas personas experimentan una etapa difícil durante su tratamiento, también hay otros que sobrellevan su tratamiento bastante bien durante el tratamiento.

Los efectos secundarios a corto plazo de la quimioterapia (a menudo tratables), pueden incluir náuseas y vómitos, falta de apetito, pérdida del cabello y llagas en la boca. Debido a que la quimioterapia puede dañar las células productoras de sangre de la médula ósea, los pacientes pueden tener niveles bajos de células sanguíneas. Esto puede causar:

Aumento en la probabilidad de infecciones (debido a la reducción en los recuentos de glóbulos blancos).
Sangrado o hematomas después de pequeñas cortaduras o lesiones menores (por la disminución de las plaquetas).
Anemia (a causa de un recuento bajo de glóbulos rojos), lo cual puede causar cansancio y falta de respiración, entre otros síntomas.
Es por eso que los equipos de atención contra el cáncer deben colaborar estrechamente con el paciente para controlar los efectos secundarios de la quimioterapia.

Debido a que el cuerpo de toda persona es único, cada persona responderá de forma diferente a la quimioterapia. La mayoría de los efectos secundarios de la quimioterapia desaparecerán después de que finalice el tratamiento. Por ejemplo, el cabello que se cayó durante el tratamiento vuelve a crecer cuando termina el tratamiento. Casi todos los pacientes usan pelucas, pañuelos para el cabello (mascadas o bufandas) o sombreros durante este periodo para protegerse y conservar el calor.

El tratamiento con radiación es similar a tomarse radiografías, y no causa dolor. Los más comunes son la irritación de la piel y el cansancio. El cansancio es muy común cuando los tratamientos duran varias semanas. Dicho cansancio es una sensación de cansancio extremo y poca energía que a menudo no se alivia con descanso. Las personas a veces también reportan que su cansancio empeora por los traslados diarios al hospital para recibir sus tratamientos con radiación.

 

 

7. Mitos y creencias comunes sobre el cáncer

1. “¿Es contagioso el cáncer?”

El cáncer no es contagioso. A nadie se le “pega o pasa” el cáncer de otra persona.

2. “Dicen que el cáncer sólo se presenta en personas con familiares que tienen o tuvieron cáncer. ¿El cáncer es hereditario?”

El cáncer no siempre es hereditario. La mayoría de los casos de cáncer ocurren en personas que no tienen familiares con cáncer. Sin embargo, algunos tipos de cáncer sí ocurren con más frecuencia en ciertas familias que en el resto de la población. Por ejemplo, los siguientes tipos de cáncer ocurren a veces en varios miembros de una familia:

Cáncer de piel (melanoma)
Cáncer de seno (mama)
Cáncer de ovario
Cáncer de próstata
Cáncer de colon

3. “Si el cáncer se remueve por medio de una cirugía o biopsia, ¿se extiende o riega a otras partes del cuerpo?”

Algunas personas se preocupan de que una cirugía o biopsia para el cáncer haga que se extienda (riegue o pase) la enfermedad. Esto casi nunca ocurre. Los cirujanos usan métodos especiales y toman muchas precauciones para evitar que las células cancerosas se extiendan. Por ejemplo, si tienen que remover (extirpar) tejido de más de un área del cuerpo, usan diferentes herramientas para cada una de las áreas. Así hay menos posibilidad de que las células cancerosas se extiendan hacia el tejido sano.

Algunas personas también se preocupan de que el cáncer se propague por medio del aire durante una cirugía. Esto no es verdad. El aire no hace que el cáncer se propague o riegue.

4. “Si una persona está recibiendo tratamiento contra el cáncer, ¿puede seguir viviendo en su casa, trabajando y participando en sus actividades normales?”

El tratamiento contra el cáncer afecta a las personas de diferentes maneras. Cómo se sentirá una persona en particular depende de su estado de salud antes del tratamiento. Muchos pacientes con cáncer siguen trabajando mientras reciben tratamiento. Sus actividades diarias dependen del tipo de cáncer que tienen, de la etapa del cáncer, y del tipo de tratamiento que reciben.

5. “¿Todas las personas con el mismo tipo de cáncer tienen el mismo tipo de tratamiento?”

El tratamiento que recomiende el doctor depende de las necesidades médicas de cada paciente. Por ejemplo:

El tipo de cáncer que tiene el paciente
El área del cuerpo donde esté localizado el cáncer
Cuánto se ha extendido (regado) el cáncer
El estado de salud general del paciente
Otros factores

6. “Si yo tengo cáncer, voy a saberlo porque sentiré dolor. Por eso, sólo debo hacerme una prueba de detección de cáncer si siento algún dolor. ¿Verdad?”

Es posible que usted sienta o no sienta dolor si tiene cáncer. Por eso, aunque se sienta bien, debe consultar a su médico para que le haga una prueba de detección de cáncer. El tratamiento contra el cáncer funciona mejor cuando la enfermedad se detecta en una etapa temprana

7. “Me di un golpe en el seno y unos días después vi que me apareció un moretón (morete). ¿Los moretones en los senos producen cáncer de seno (mama)?”

Darse un golpe o lastimarse los senos no produce cáncer. En general, los doctores no pueden explicar la razón por la que algunas personas padecen cáncer y otras no. Pero está claro que lastimarse los senos no aumenta el riesgo de que una mujer padezca cáncer de seno (mama).

8. “¿Puede darme cáncer de seno (mama) si me hago muchas mamografías (mamogramas)?”

Las mamografías usan cantidades de rayos X muy pequeñas. Por eso, el riesgo de que las mamografías causen algún daño es muy bajo. En general, los beneficios de hacerse una mamografía con regularidad son mayores que los riesgos.

9. “Tomo píldoras (pastillas) anticonceptivas ¿Significa esto que voy a padecer cáncer de seno (mama)?”

Estudios recientes demuestran que las mujeres jóvenes que han tomado píldoras anticonceptivas corren mayor riesgo de padecer cáncer de seno. Las nuevas píldoras anticonceptivas podrían presentar un riesgo menor que las formulaciones anteriores.

10. “¿Hay hierbas que curan el cáncer?”

Algunos pacientes con cáncer toman hierbas (como uña de gato, chaparral y jugo Noni) con la esperanza de que les ayuden a curar el cáncer. Pero actualmente los estudios científicos no han encontrado ninguna hierba o mezcla de hierbas que curen el cáncer.

Los pacientes con cáncer que estén tomando o piensen tomar hierbas deben hablar con su doctor. Algunas hierbas podrían causar daño por sí solas o cuando se combinan con tratamientos comunes contra el cáncer, como la quimioterapia. Además, algunas hierbas pueden impedir que otros tratamientos o medicinas funcionen adecuadamente.

 

 

8. En que te podemos ayudar

La  ayuda a los enfermos y familiares de estos son también uno de los objetivos fundamentales en la AMCC, que lleva a cabo las siguientes actividades, dirigidas a los enfermos, a hospitales así como a la sociedad en general.

–  La ayuda material para minorar los costes de medicinas o paliativos que algunas familias no pueden acometer por su situación económica.

–  Prótesis y otros elementos que coadyuvan en mejorar la autoestima del paciente.

–  Ayuda psicofamiliar.

–  Campañas preventivas. Alimentación, exposición al sol, dependencia tabaquista.

–  Comunicación con hospitales (comarcal y provincial especialmente, aunque no únicos).

–  Comunicación a las autoridades sanitarias sobre posibles  empresas e industrias contaminantes en la zona, que pudieran favorecer la aparición de enfermedades cancerígenas.

– Solidaridad y cooperación internacional con los hospitales, policlínicos, escuelas sanitarias para ayudar en aquellos países que están en vías de desarrollo y necesitan de un pequeño esfuerzo de entidades y asociaciones como la nuestra.